Janucá: El Combate de la Luz

La fiesta de Janucá celebra la liberación de Jerusalén y la re-consagración del Templo después de la invasión greco-siria de 175 a. C. Como sabemos, en el año 175, Antíoco IV conquistó Judea y tomó el control del Templo de Jerusalén.

Como nos recuerda el historiador judío Flavio Josefo:

“El rey atacó a los judíos con un gran ejército, tomó su ciudad por la fuerza, mató a una gran multitud de los que favorecían a Ptolomeo y envió a sus soldados para saquearlos sin piedad. También saqueó el templo y puso fin a la práctica constante de ofrecer un sacrificio expiatorio diario durante tres años y seis meses”.

Según la tradición, cuando el Templo de Jerusalén fue saqueado y cesó el servicio, el judaísmo fue prohibido. En 167 a. C., Antíoco erigió un altar a Zeus en el Templo. Prohibió la brit milá (circuncisión) y ordenó los sacrificios de cerdos en el altar del Templo. Las acciones de Antíoco provocaron una revuelta a gran escala. Mattathias (Mattityahu), un sacerdote judío, y sus cinco hijos Jochanan, Simeon, Simeon, Eleazar, Jonathan y Judah lideraron una rebelión contra Antíoco que terminó con la reconquista y re-consagración del Templo.

Según el Talmud, para la Menorá del Templo se usaba aceite de oliva puro y sin mancha que se conservaba bajo el sello de Cohen Gadol (sumo sacerdote). La historia cuenta que se encontró un frasco con aceite solamente suficiente para arder durante un día, sin embargo este poco aceite ardió durante ocho días, el tiempo necesario para volver a preparar el aceite casher para la Menorá. Los sabios instituyeron una fiesta de ocho días para conmemorar este milagro.

La mayor parte de nuestro conocimiento de la historia de Janucá proviene de dos libros antiguos llamados Macabeos I y Macabeos II. Ambos libros fueron escritos poco después de los eventos de Janucá (siglo II a. C.), el primero por un judío y el segundo por un autor desconocido. El problema es que, aunque la historia de la batalla, la victoria y la dedicación del Templo, se registran en detalle, no hay mención ni alusión al milagro del aceite en ninguno de estos dos libros. Por eso Flavio Josefo, el gran historiador judío que vivió poco después de que ocurrieran estos eventos, no menciona el milagro del aceite.

 

La fiesta de Janucá es  de rabanan, es decir, de institución institución rabínica a diferencia de las otras fiestas de doraita establecidas en la Torá. La única información sobre el milagro del aceite fue recopilada por los rabinos en la Gemara (500 EC), tratado Shabat 21b. La única referencia al milagro del aceite se recopiló unos 5 siglos después de los hechos.

¿De dónde viene el interés de los rabinos por el milagro del aceite, el énfasis en la luz y la celebración de Janucá en Kislev-diciembre?

Una explicación puede ser el intento de redirigir tradiciones de origen pagano muy populares en los países mediterráneos y Oriente Medio en torno al solsticio de invierno. En estas culturas, el solsticio de invierno se dedicó a la oración por el regreso de la luz del sol. En Roma, el 25 de diciembre se celebraba el nacimiento del todopoderoso Sol. En Persia, en el solsticio de invierno, la gente común encendía grandes hogueras y sus gobernantes hacían volar pájaros  con antorchas de hierba seca. En el antiguo Medio Oriente, especialmente en Persia, existía una creencia común en un dios doble.: un dios creador de la luz y la bondad y otro dios creador de la oscuridad y el mal.

En Janucá celebramos la liberación de la opresión greco-siria, la liberación de un poder opresor que buscaba la aniquilación de todas las culturas, identidades y religiones diferentes. Janucá representa la victoria de la justicia sobre la injusticia, el bien sobre el mal, la luz sobre la oscuridad. El Dios de Israel se identifica con la luz, el Midrash representa al Dios de Israel como un «Dios  envuelto en un manto de luz e iluminado con el esplendor de su gloria, de un extremo al otro del mundo». (Bereshit Rabá 3: 4)

Esta lucha del bien contra el mal, de la luz contra las tinieblas, continúa hoy. Este año, cuando recordamos la persecución religiosa que sufrieron nuestros antepasados ​​a manos de Antíoco, debemos ser conscientes de que muchas personas hoy en día son perseguidas por sus creencias, ideas u orientación sexual.

El mal reina por la pasividad de los justos. Al encender la janukiya, afirmamos nuestra responsabilidad común de hacer el bien en este mundo, de iluminarlo. Dios puede ser la luz, pero nosotros somos el aceite. «El espíritu del hombre es la lámpara del Señor». (Proverbios 20:27). Un Midrash sobre Éxodo 27:20 declara que Israel es como un olivo verde: así como el aceite da luz, así también nosotros debemos dar luz al mundo.

Janucá es una invitación al optimismo. La luz siempre vence a la oscuridad. Pero también es un llamado a nuestra acción personal, a nuestro compromiso por construir un mundo mejor.

Janucá Sameaj

Rabbi Haim Casas

3 Comentarios

  1. Gustavo Calatayud Calatayud

    Muchas gracias querido Rabbí. Efectivamente ; la luz reina sobre la oscuridad ;Antioco Epifanes; dicho mejor; el loco, no logró su victoria perversa de eliminar al judaísmo de la tierra. H» es el Único que ha hecho, hace y hará su voluntad. Muchas gracias por orientarnos, explicarnos y enseñar da’at.

    Responder
    • Haim

      Muchas gracias querido Gustavo por tu comentario. Mucho Shalom, Rabbi Haim

      Responder
  2. Estrella

    «La luz siempre vence a la oscuridad.» Ojalá, pero el sol siempre vuelve, y con él la luz y el buen tiempo 🙂

    Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat